Diez pautas para educar

* La mayoría de los padres consideran que educar es una tarea difícil
* El comportamiento de los hijos exige perseverancia y unas técnicas básicas de disciplina
* Menos obligación y mucha más ilusión
* Encajar los golpes de la crisis
* Personas víricas que consumen energía

Carloooos! Que te he dicho que te duches, te sientes a la mesa y recojas tu cuarto… ¡YA! No entiendo por qué no me haces caso a la primera, siempre tengo que gritarte y ni por esas, me tienes hartísima. Cuando venga tu padre, se lo digo. Me desesperas. Si es que no puedo contigo, un día de estos te voy a dar un bofetón”.
Después de esta escena, algunas madres dan un portazo, incluso lloran de desesperación. No entienden que su hijo no haga lo que se le pide a la primera. La explicación que dan es que el niño es desobediente, malo, y que no hay nada que hacer por conseguir paz en casa. Terminan por juzgarse como malas madres e ineficaces en la educación de sus hijos. En la escena podemos encadenar varios errores para que Carlos no obedezca: dar voces, órdenes contradictorias, comunicarle que ha perdido la batalla (“puedes conmigo, me desesperas”) y amenazarle con hablar con su padre demostrando que su autoridad es nula.“El propósito de la educación es lograr que los niños quieran hacerlo que deben hacer” (Howard Gardner)

La mayoría de padres ve la tarea de educar como algo difícil. Pero si anticipa todo lo que puede fallar, que su hijo no estudiará, se relacionará con amigos que resten, no comerá… esto le desesperará y caerá en la profecía autocumplida. Lo más importante en la educación es establecer unas reglas que no se salte ni usted. Trabaje para que se cumplan desde edad temprana. A partir de los seis meses los niños entienden muchas cosas; no se expresan, pero empiezan a diferenciar entre “esto sí se puede y esto no”. No trate de educar a un chaval de 15 años al que lleva consintiendo todo este tiempo, será tarde. Cuanto antes sepan sus hijos que hay normas, que los premios van asociados al cumplimiento de responsabilidades, que todos tienen que colaborar, antes conseguirá tener hijos educados, responsables y con autonomía.
La mejor prevención en educación es la intervención temprana. Muchos padres se quejan de que los niños no vienen con un manual bajo el brazo, pero si siguen estas reglas básicas, seguramente le allanarán el camino que supone educar.

Primero. Volumen y tono conversacionales. Conseguir que le hagan caso no es cuestión de hablar alto. El poder está más en lo que se dice, en las consecuencias que conllevará no hacerlo a la primera, en la coherencia y en ser muy disciplinado con las rutinas. Si quiere que sus hijos le respeten, empiece por respetarles a ellos. Nadie quiere obedecer a alguien que no se muestra seguro y relajado.

Segundo. No dé órdenes contradictorias. Si le dice a su hijo que se duche, que recoja su cuarto y que se siente a la mesa, sin indicarle el orden, igual lo bloquea. Dígale lo primero que tiene que hacer, y cuando haya finalizado, lo segundo. Si su hijo tiene edad para memorizar varias órdenes, enuméreselas, dígale cuál es su prioridad. No espere que él la sepa, porque tiene las sus propias.

Tercero. Imaginación. Haga un concurso por semana para que jueguen “a hacer lo que deben”; puede ser sobre cualquier comportamiento a corregir. Los domingos lo puede anunciar: “A partir de mañana, se celebra el fantástico concurso de ‘Quién tiene la dentadura de caballo más limpia’. Las bases son estas: limpiarse los dientes tres veces al día y pasar revista. Las puntuaciones de papá y mías se sumarán, y el viernes anunciaremos ganador”. Si quiere que los niños se lo tomen en serio, haga lo mismo. Y tenga paciencia, hasta que se convierta en rutina necesita tiempo. El juego genera un ambiente relajado en el que apetece más aprender y obedecer.

Cuarto. No quiera modificar en su hijo todo lo que le molesta de una vez. Si se pasa el día diciéndole lo que hace mal, terminará por cargarse su autoestima. Elija una conducta a modificar y céntrese en ella siguiendo las pautas de este artículo. Cuando lo consiga, siga con otra.

Quinto. Cuando corrija o muestre su enfado con ellos, no los ningunee, ni ridiculice, ni haga juicios de valor. Si lo hace, terminarán por comportarse conforme a las expectativas que se han puesto en ellos y les afectará a la autoestima. Es mejor decir: “No me gusta ver tu cuarto desordenado; por favor, guarda los juguetes en las cajas”, a decirles: “Eres un guarro, qué asco de dormitorio”. No consiga que se cumpla la profecía autocumplida. Si les transmite que no confía en ellos y que no espera nada, puede que se cumpla.

Sexto. Sea constante. Aquello muy importante, basta con que lo argumente una vez, no busque más razonamientos porque su hijo no los necesita. Simplemente busca ganar tiempo para no hacer lo que debe. Dígale: “Esto no es negociable; cuanto antes empieces, antes podrás disfrutar de lo que más te gusta”. Negocie lo que sea negociable y no siente precedente con lo que no lo es.““Educad a los niños, y no tendréis que castigar a los hombres” (Pitágoras)

Séptimo. Paciencia y calma. Las personas que transmiten con paciencia son más creíbles y generan un ambiente cálido y relajado. Cuando introduce cambios en la manera de educar, al principio los niños reaccionan con incertidumbre: “¿Qué significa que mi madre/padre ahora están calmados y no me gritan?”. Deles tiempo, necesitan acostumbrarse a esta nueva forma de comunicarse.

Octavo. No se contradiga con su pareja. Los niños tienen que saber que la filosofía y la escala de valores parten de los dos. Si no, estarán chantajeando a uno y a otro, fomentando el engaño para conseguir lo que quieren. Terminará por tener muchas discusiones con su pareja por eso. No se descalifiquen, ni ridiculicen, ni contradigan delante de ellos. Todo aquello en lo que no estén de acuerdo, háblenlo en la intimidad y negocien.

Noveno. Nunca levante los castigos. Es preferible aplazarlo, pero que sea efectivo y lo cumpla, que imponer uno muy duro fruto de la ira y que luego deshará convirtiéndose en alguien a quien se puede chantajear. Dígale: “Esto merece un castigo, ya te diré qué va a pasar”.

Décimo. Mejor que el castigo, el refuerzo. Significa prestar atención a lo que hace bien, cualquier cambio, y decírselo. Si continuamente centra la atención en lo que hace mal y le corrige y se enfada, su hijo aprenderá que esta es la manera de llamar su atención. Todo lo que se refuerza, se repite. Al niño le gusta que sus padres estén orgullosos de él, pero tiene que decirle de qué se siente usted orgulloso, porque él no lo va a adivinar.

Recuerde lo más fundamental: hasta la adolescencia, no hay figuras más importantes que los padres. Si trata de educar en una dirección, pero se comporta en otra, será inútil. Los hijos copian, son esponjas. Educar con acciones tiene mucho más impacto que con palabras.

 

Ilustración de Alberto Vázquez
Fuente - 24/03/13: Elpais.es

Datos de acceso




Síguenos

12345

Cronología noticias

Esta Web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por la web.

Al pulsar en "ACEPTAR" estas dando tu conformidad a la política de cookies de esta web. Para saber más sobre el uso que se hace de las cookies, consulta la Política de cookies

Aceptar

NAVEGACIÓN WEB (COOKIES)

La Web del Colegio Público San Juan (en adelante Sitio Web) utiliza cookies. Las cookies son ficheros creados en el navegador del usuario para registrar su actividad en el Sitio Web y permitirle una navegación más fluida y personalizada.
 
Cookie Nombre Propósito Más información
Google Analytics __utma
__utmb
__utmc
__utmz
Recopila información anónima sobre la navegación de los usuarios por el sitio web con el fin de conocer el origen de las visitas y otros datos estadísticos similares. Centro de privacidad de Google

Complemento de inhabilitación de Google Analytics
cplumbier.educacion.navarra.es jpanesliders_panel-sliders Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella  
cplumbier.educacion.navarra.es jpanesliders_content-sliders-19 Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es jpanesliders_module-sliders Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es jpanesliders_permissions-sliders-19 Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es jpanesliders_permissions-sliderscom_content Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es f7ef62675b096130cec99d5f01663105 Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es 264e438b7984ac0ebcf2cb715b4c2dd6 Permite al usuario visualizar la página e interactuar con ella
cplumbier.educacion.navarra.es cookieaccept Oculta el aviso de uso de cookies por parte de la web
navarra.es avr_2316900779_0_0_4294901760_314777937_0   Aviso Legal Navarra.es
navarra.es style2  
navarra.es BIGipServerCENTCMS04_http_www.navarra.es  
navarra.es srv_resp_indication  
.navarra.es xtvm  
.navarra.es xtan446456  
.navarra.es xtant446456  
www.navarra.es BIGipServerCENTCMS04_http_www.navarra.es  
www.navarra.es ASP.NET_SessionId  
www.navarra.es TS5f5e24  


Para utilizar este Sitio Web no resulta necesaria la instalación de cookies. El usuario puede no aceptarlas o configurar su navegador para bloquearlas y, en su caso, eliminarlas.

En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012, se le informa de la utilización de Google Analytics por parte de esta página Web, un servicio de analítica web prestado por Google, Inc. Google Analytics ubica una serie de cookies (4 por defecto) en su ordenador con la única finalidad de evaluar el tipo de navegación que realice por la pagina web y presentarnos informes de actividad en el sitio web.
Google almacena la información recogida por las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto cuando la ley le obligue a ello o sea necesario para el funcionamiento del sistema. Google no asocia su direccion IP con ninguna otra informacion que tenga.
Google Inc. es una empresa adherida al Acuerdo de Puerto Seguro. Este acuerdo garantiza que los datos transferidos seran tratados con un nivel de proteccion acorde a la normativa europea. Puede consultar la ficha de registro de Google en este enlace: Ficha de registro de Google en el Acuerdo de Puerto Seguro.
Si desea obtener mas información acerca de las cookies usadas por Google Analytics, por favor acceda a esta dirección: Conceptos sobre cookies de Google Analytics.
Google ha desarrollado un complemento que puede instalar en su navegador si desea no ser rastreado por sus cookies: Complemento Opt-out de Google Analytics.

En algunos apartados de la web pueden también instalarse cookies de Vimeo. En concreto las denominadas auto_load_stats y html_player. Si desea obtener mas información acerca de las cookies usadas por Vimeo, por favor acceda a esta dirección: Vimeo Cookie Policy

El titular del Sitio Web ha elaborado este aviso legal por iniciativa propia tomando como base los textos legales disponibles bajo Licencia CC By en la página web www.abanlex.com.